Iniciación: Controles básicos

Para sacar una foto bien expuesta tenemos una serie de controles que veremos a continuación, sin embargo tenemos que entender que la cámara no nos dice cual es la cantidad exacta de luz que necesita para que esté bien hecha sino que nos lo dice de manera relativa. La cámara nos dirá algo como "si aprietas así el botón te va a salir una foto oscura" o al revés " si lo haces ahora te va a salir muy clara", a partir de aquí, con esta información podemos jugar con nuestros tres controles para dejar entrar más o menos luz hasta conseguir que nos diga "así sí, así estará bien expuesta".

¿Cómo nos dice la cámara si la foto va a quedar bien expuesta?

Nuestra cámara réflex tiene un indicador, el fotómetro, mediante el cual nos dice lo que ella estima que va a pasar, una foto oscura una foto clara o una foto bien expuesta. El fotómetro está representado por una serie de números y flechas que vemos en la parte inferior del visor.Cuando el indicador está a la izquierda en la parte la foto saldrá oscura, cuando está  la derecha la foto saldrá clara.


Si dejamos entrar más luz la foto será más clara y la flechita inferior se irá moviendo poco a poco hacia la derecha y al revés, si dejamos entrar menos irá hacia la izquierda. Cuando la flechita está en una de las esquinas parpadeando nos está indicando que la diferencia de luz para exponer correctamente es muy grande, no nos lo dice exactamente pero tendremos que corregir la situación, para ello tenemos sólo tres controles que son los que tenemos que dominar. 

Dependiendo de marca y modelo, estos controles se manejan de manera diferente pero el resultado final es el mismo. Así, podemos controlar el tamaño del agujero por el que entra la luz (diafragma) más grande más luz más pequeño menos luz, durante cuanto tiempo queremos dejar que esté entrando luz por dicho agujero (velocidad de obturación) y por último si queremos que nuestra cámara sea más o menos reactiva a la luz (sensibilidad). Con cualquiera de los tres controles podemos hacer que esa flechita se mueva hacia un lado o hacia el otro.

Entonces, la siguiente pregunta es "¿que control es mejor para dejar que entre más o menos luz?". Cualquiera de ellos puede ir bien pero el utilizar uno u otro puede tener una serie de efectos colaterales que veremos ahora y que nos va a ayudar a decidir en función de lo que estemos buscando.


Diafragma

El diafragma es una propiedad del objetivo que estemos utilizando, algunos objetivos pueden abrirse mucho y dejar pasar mucha luz, mientras que otros son capaces de cerrarse mucho para que entre muy poca luz. El principal efecto colateral de abrir o cerrar el diafragma es que afecta a la nitidez de la foto. Todos sabemos que una vez que has enfocado en un punto con nuestro objetivo ese punto va a estar nítido, pero los puntos que están mas cerca o más lejos van  a estar enfocados o desenfocados en relación a lo abierto o cerrado que tengamos el diafragma, esto es lo que se conoce como profundidad de campo. Cuanto más abierto esté más luz entra pero menos espacio nítido habrá, y al revés, cuanto más cerrado menos luz pero más espacio nítido conseguiremos. Por tanto en función de si nos interesa desenfocar un fondo o no podremos abrir o cerrar el diafragma a la vez que dejaremos entrar más o menos luz.

Ejemplo fondo desenfocado
Diafragma muy abierto fondo desenfocado

Por regla general, cuando no tenemos objetivos de gama alta, no suele ser recomendable utilizar los extremos, es decir, ni abierto del todo ni cerrado del todo sino algo intermedio que es donde se encuentra el "punto dulce de la óptica" y donde da mejores resultados ya que donde más imperfecciones hay es en los bordes de la lente y si abrimos el diafragma del todo estaremos utilizando la lente completa incluyendo esos bordes y sus imperfecciones. Y por otro lado, si cerramos en exceso se produce un efecto óptico donde la acutancia se dispara y la imagen se ve sobreenfocada y poco realista (puede interesarnos para conseguir efecto estrella en luces directas como farolas o linternas)

Velocidad de obturación

Con la velocidad de obturación o mejor llamado tiempo de obturación vamos a controlar cuanto tiempo va a estar la cámara captando luz. Este tiempo puede ser de milisegundos o de horas (fotografía de larga exposición). Suponiendo que tenga la cámara bien enfocada, si sacamos una foto de un objeto en movimiento como puede ser una persona corriendo y establecemos un tiempo de un milisegundo veremos que esta persona está completamente nítida, como "congelada" en un instante concreto. Sin embargo si configuramos un tiempo más prolongado veremos que lo elementos que se mueven más rápido, como pueden ser los pies, aparecen ya algo difuminados. Si aumentamos aún más ese tiempo la persona entera empezará a verse difuminada, cada vez más, hasta un punto en el que si seguimos aumentando ese tiempo, la persona pasará por delante de nuestra cámara y ni siquiera se reflejará en la foto.

Ejemplo barrido
Tiempo de exposición largo moviendo la cámara
En este ejemplo, se ha establecido un tiempo de exposición largo (menor de un segundo) si la cámara hubiera estado estática el fondo, los árboles aparecerían nítidos y el cicliesta borroso, como el objetivo de la imagen era el contrario se optó por hacer mover la cámara siguiendo la ciclista de tal manera que este permaneciese lo más fijo en el encuadre posible y se difuminase el fondo para conseguir una sensación de velocidad (barrido).

Cuando disparamos a velocidades bajas es muy fácil que por nuestro propio pulso la foto salga movida, por lo que a velocidades lentas se suele recomendar utilizar un trípode, mesa o lo que sea para que nos permita estabilizar la imagen. Una regla memotécnica que esta velocidad mínima depende del objetivo que estemos utilizando y aunque no es del todo eficiente pero nos permite orientarnos dice que si la velocidad que va a utilizar es demasiado lenta para disparar a mano. Supongamos que estamos utilizando un objetivo de 50mm, entonces, la velocidad mínima sería de 1/50 Segundos, si utilizamos un 20mm entonces 1/20 Segundos independientemente del diafragma que pongamos. Si estamos utilizando un objetivo zoom deberíamos dividir por el zoom que estemos utilizando, si es un 17-55 y utilizamos el zoom al mínimo dividiremos entre 17 en definitiva [1/FocalDelObjetivo]

Sensibilidad

La sensibilidad de la cámara o ISO, es el caballo de batalla de los fabricantes y uno de los que peores consecuencias aporta a nuestras fotos. En general, cuando subimos el ISO a la cámara lo que hacemos es una amplificación de señal para que haga falta menos luz y al igual que cuando ponemos la radio al máximo aparece el ruido. En fotografía el ruido son puntitos de color que no están en la realidad y estropean la imagen. Hay diferentes tipos de ruido que ya veremos más adelante pero este ruido por ISO alta no es fácil de eliminar sin un programa dedicado para ello. Pero como dice un amigo la técnica está para usarla y si no podemos o no queremos ni aumentar el tiempo de exposición ni abrir más el diafragma, es mejo una foto con ruido que no tener la foto.

Ejemplo ISO alto
Nocturna con ISO alto

Conclusión

Una vez vistos y entendidos los tres controles básicos tendremos que ver como interactúan entre ellos en la próxima entrada del curso para conseguir una exposición correcta, porque la elección de cual utilizar va a depender de nuestra intención final: desenfoque, sensación de movimiento, efecto estrella de las luces, nitidez.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Northphototours

FIAP

Fotógrafo nocturno

AEFONA

PhotoPills

Lucroit

CEF